“Este es un encuentro enfocado a la orientación profesional de los jóvenes y pretende estimular a futuros científicos, ingenieros, técnicos y matemáticos en nuestro país”.

Así iniciaba su intervención Ana Varela, directora de atención al cliente de Endesa, en una de las jornadas de “Orienta-T”, un programa de la Fundación Junior Achievement dirigido a alumnos de 14 a 16 años en el que se toma contacto con el mundo laboral a través de historias personales inspiradoras.

La iniciativa, que ya va por su segunda edición, pretende dar a conocer las oportunidades de empleabilidad en las denominadas carreras STEM (acrónimo en inglés de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), ayudando a los jóvenes a orientar su futuro profesional y promoviendo el liderazgo de la mujer en el ámbito laboral.

Directivas y responsables de área de importantes empresas, conducidas por Blanca Narváez, de la Fundación Junior Achievement, explicaron sus experiencias a los cerca de 150 estudiantes presentes el pasado 8 de junio en el auditorio de Endesa en Barcelona.

Historias profesionales como la de Carmen Carreño, directora de Recursos Humanos para Iberia y Francia de Praxair; la de Rosa María Nieto, directora de gestión de activos en el área core de Enagás; o la de Sonia Calzada, directora de Siniestros y miembro del comité de dirección de Zurich en España. Todas ellas intentaron desmontar prejuicios en torno al desinterés femenino por las carreras técnicas.

A destacar, la experiencia de Nerea de la Corte, responsable de Desarrollo, Gestión e Iniciativas Ambientales de Endesa, quien se matriculó en ingeniería industrial en la entonces Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Barcelona allá por los años noventa. “Escuela de Ingenieros, en masculino”, dijo, señalando a continuación que tuvieron que pasar años para que, por iniciativa de los alumnos, le cambiaran el nombre por el de Ingeniería Industrial. “Las chicas entonces solo éramos un 10 por ciento, pero éramos las que sacábamos mejores notas: queríamos aprender y prepararnos para el futuro“.

Finalizada la carrera, y tras varias experiencias profesionales, se incorporó a Endesa, ocupando un puesto vinculado a las renovables en la sucursal de Zaragoza. “Era un entorno muy masculino, aunque tenía muy claro que me debía integrar, y nunca quise que me trataran de forma distinta”, recordó. Tras sucesivas estancias en Marruecos, Roma y otros puntos de Europa durante tres años, regresó a Barcelona donde ya se integró al departamento de medio ambiente, con cinco personas a su cargo.

“De mis 23 años de experiencia laboral –explicó Nerea de la Corte a los jóvenes presentes– me quedo con varias cosas. La vida está llena de retos, pero debemos afrontarlos. Y no hay que tener prejuicios. ¿Mujer? ¿Ingeniera? ¿Y por qué no?”.

MENOS MATRICULACIONES EN LAS CARRERAS CON MÁS FUTURO

La demanda de profesionales de carreras STEM crecerá un 14% dentro de dos años en la Unión Europea, si bien el número de matriculaciones universitarias en estas disciplinas ha descendido en España un 40%. Para Blanca Narváez, directora general de la Fundación Junior Achievement, existen muchos prejuicios en torno al grado de dificultad de estas carreras o de que no se enseña aquello que los estudiantes necesitarán en el ámbito laboral. “En todo caso, yo añadiría que algunas de estas carreras deberían ser más experienciales y menos teóricas”. Y concluyó, refiriéndose a los prejuicios sobre el liderazgo de la mujer en el mundo técnico. “Hemos comprobado que, tras sesiones como la de hoy, se produce un incremento del 10% de chicas que se matriculan en carreras STEM”.