Autor: Guillem Tapia, redactor de Cataluña Económica

Los créditos al consumo para compras a través de internet aumentan la conversión y el importe de las transacciones

El comercio a través de internet lleva años demostrando su vigor. En una época de crisis económica en la que casi todos los sectores se resintieron, el e-commerce mantuvo datos de crecimiento de doble dígito superiores al 20%. Si bien el comercio electrónico aún no ha alcanzado todo su potencial –y España todavía se encuentra lejos de los países punteros como Estados Unidos o el Reino Unido–, el número de internautas que realiza compras a través de la Red ya alcanza el 73%, es decir, 16,4 millones de personas en España, según el “Estudio anual del comercio electrónico 2017” de IAB. Un crecimiento que, previsiblemente, se mantendrá durante los próximos años. Según una encuesta elaborada por la consultora EY, el 90% de los comercios online prevé crecer en 2018, y un 63% considera que su facturación se incrementará por encima del 10%.

La importancia creciente del e-commerce propicia que servicios comerciales que antes tan solo se ofrecían en el plano analógico ahora también estén presentes en el digital. Es el caso, por ejemplo, de la financiación: al aumentar el número de compradores y transacciones realizadas a través de internet, también aparece la necesidad de créditos al consumo para acometer estas compras con mayor comodidad.

“Durante los últimos cinco años hemos lanzado al mercado soluciones que se adaptan a las nuevas necesidades del consumidor. Esto pasa por poner a su disposición herramientas que le permitan realizar los trámites necesarios para contratar un crédito a través de internet, pero vamos mucho más allá”, explica María Ruiz Manahan, responsable de innovación, digital y nuevo negocio de Cetelem España, entidad de origen francés especializada en créditos al consumo que pertenece al grupo BNP Paribas.

A pesar de la transformación digital que ha experimentado en los últimos años esta entidad financiera, el modelo de negocio no ha cambiado en exceso. Cuando desembarcó en España hace 30 años, Banco Cetelem era una entidad que ofrecía créditos en el punto de venta: concesionarios, tiendas de muebles, de electrodomésticos… A día de hoy la compañía aún tiene la misma filosofía, pero los nuevos puntos de venta son los portales e-commerce. El terreno de juego ha cambiado, pero las reglas son parecidas.

No obstante, la compañía de crédito al consumo sigue presente en el plano físico. “Es muy importante que, a pesar de que la mayoría de préstamos se realizan online, el consumidor tenga a quien dirigirse si tiene algún problema o duda. La omnicanalidad es fundamental”, apunta María Ruiz Manahan
. También en clave de omnicanalidad, la responsable de innovación de la compañía en España destaca que “muchas empresas tradicionales han dado el salto de manera exitosa al canal online, y compañías que nacieron exclusivamente como e-commerce ahora empiezan a abrir tiendas para que los clientes puedan probar el producto antes de comprarlo”.

Crédito para e-commerce

Cetelem fue pionera en ofrecer la posibilidad de pagar a plazos las compras llevadas a cabo por internet. A día de hoy, la plataforma tecnológica que pone a disposición de los comercios se llama e-creditnow. Los créditos para transacciones online permiten, por un lado, que el cliente puede afrontar compras que sin financiación sería difícil que pudiera llevar a cabo. Y, por el otro, el comercio que ofrece la posibilidad de realizar los pagos a plazos aumenta la conversión en su portal de internet –es decir, incrementa el número de usuarios que llevan a cabo algún tipo de compra en la web– y además aumenta el tique medio de las transacciones.

“Nuestra plataforma es una palanca para que los e-commerce vendan más y por un importe más elevado”, asegura María Ruiz Manahan
. Actualmente Cetelem colabora con más de 200 tiendas online de diferentes sectores y tamaños. E-creditnow se integra en unas pocas horas en la tienda online del comercio y, a partir de ese momento, los clientes tienen la posibilidad de acceder a la opción de financiar como un método de pago más –además de la tarjeta de crédito o Pay Pal, por ejemplo– y, si su solicitud es aprobada, Cetelem transfiere el dinero al comercio.

Aunque el negocio de crédito al consumo convencional todavía es la principal fuente de ingresos de la compañía, la financiación de productos adquiridos a través de internet tiene un peso importante. En total, el 20% de la facturación de Cetelem se corresponde al negocio relacionado con el e-commerce, en comparación con el 5% que representa en el conjunto del sector, según informa la propia financiera.

El negocio online de Cetelem se ha visto muy beneficiado por el crecimiento del comercio por internet de los últimos años. En 2017 la financiación de compras online de Cetelem se duplicó y, si tomamos como referencia 2015, las cifras son cuatro veces más elevadas. La tendencia alcista se mantiene en 2018, y en enero el crecimiento fue de un 50% en comparación con el mismo mes del año anterior.