Franck Vignard, director Comercial y de Marketing de Cetelem España:

“El cliente de banca elige y cada vez tiene más poder”

Entrevista realizado por Francesc Álvarez

El crédito al consumo se ha disparado en los últimos años. Aproximadamente un 40% desde 2015. ¿Ha sido por la bonanza económica?

Claramente el mercado del crédito al consumo ha crecido con fuerza a partir de 2015. Sin embargo, hay que considerar que entre 2008 y 2014 el mercado de crédito al consumo se derrumbó en España, pasando de más de 100.000 millones de euros a 57.000 millones. Así que lo que hemos visto es una recuperación de los volúmenes de actividad a medida que los empleos se recuperaron y la actividad económica ha ido regresando a niveles de normalidad. Si analizamos, por ejemplo, la venta de coches nuevos en España, bajó a un nivel de 858.000 coches en 2014 para alcanzar casi 1,4 millones en 2018. Ha sido un crecimiento cerca de 60% del sector en España. Para comprar un coche, en general uno solicita un préstamo ya que muy pocos pueden pagarlo al contado. Así que el crecimiento de préstamos para coches ha crecido de manera proporcional a la propia venta de vehículos. Y esto ha sido posible por la recuperación económica y del empleo. No se trata de un cambio de hábitos sino de la propia situación económica del país. Dicho esto, y viendo el contexto de forma general, los españoles están menos endeudados en su globalidad ya que las hipotecas han seguido bajando.

¿Somos los españoles especialmente propensos al gasto, más que los europeos? El doble aquí de créditos al consumo, según el BCE, en el último año, pese a ser de media más caros.

Claramente el crédito en España ha crecido casi al doble del nivel europeo. Sin embargo, la caída, igualmente, había sido más fuerte. Lo mismo pasa con el empleo, España ha generado mucho más empleo proporcionalmente que otros países europeos pero el nivel de desempleo había crecido también en mayor medida. Globalmente el crédito al consumo en España se encuentra en un nivel cercano al 7,5% del PIB. Un nivel próximo de 9% a 10% del PIB sería lo esperado a largo plazo así que hay todavía espacio para crecer. Dicho esto, el crecimiento debería ralentizarse progresivamente para quedarse próximo al nivel de crecimiento del consumo. Si comparamos con países como Francia, Reino Unido o Estados Unidos, España presenta un nivel de endeudamiento relativamente más bajo frente al PIB.

El Banco de España ha advertido recientemente del peligro de este crecimiento. ¿Usted cómo valora este toque de atención del regulador?

El regulador tiene una visión detallada de todos los actores del mercado. Cumple perfectamente su función al alertar de crecimientos rápidos que, si no son bien controlados, pueden generar riesgos para las entidades y para la sociedad. A nadie le interesa volver a tener una crisis bancaria. Desde Cetelem estamos siempre atentos al regulador y tomamos en cuenta sus recomendaciones en nuestra estrategia.

La morosidad es un peligro, ya se sabe ¿Cómo le va en este sentido a Cetelem con sus clientes?

La carga de riesgo, o sea, el coste de la morosidad frente a los activos totales en Cetelem está en niveles históricamente bajos. De hecho, estamos a niveles muy inferiores si lo comparamos al período pre-crisis. Bien es verdad que hemos orientado nuestra estrategia para asegurar un buen perfil crediticio y estamos siempre ajustando nuestras políticas frente a la evolución de los indicadores avanzados de morosidad.

Organismos internacionales ya advierten de nuevos riesgos globales para la economía. Y el sector del crédito al consumo es de los más sensibles ante estos riesgos. ¿Cómo se vive en Cetelem? ¿Estaría preparada la entidad para afrontarlos?

Cetelem tiene 66 años de experiencia en crédito al consumo en Europa y en España son ya 30 años de actividad. Hemos pasado por momentos económicos de todo tipo durante este período. El mercado evoluciona de manera constante y la tecnología acelera de forma brutal los cambios. Así que hay que avanzar con mucha humildad y ser conscientes que, cada vez más, la sociedad es más exigente con los operadores de la financiación. Se habla mucho de la morosidad pero hay otros nuevos riesgos que surgen en la era de los datos y de la tecnología. En este sentido, tenemos una atención particular con los nuevos riesgos tales como, por ejemplo, la ciberseguridad.

¿Cómo de competitivo es su sector y cómo llega Cetelem a su posición de liderazgo?

La banca española es una referencia a nivel mundial en rentabilidad, digitalización e incluso en crédito al consumo. Es probablemente uno de los países donde mantener una posición de referencia es un reto constante. En este contexto hemos sido de los primeros en hacer la apuesta por la digitalización y las nuevas tecnologías en el mercado del crédito al consumo. Seguiremos invirtiendo en el país para poder mantener nuestra posición. Pero no nos movemos por cuota de mercado. Creemos que nuestro foco es acompañar a nuestros socios y ayudarles en sus ventas. Esa es la clave para asegurar nuestro espacio frente a los grandes competidores locales.

¿Qué sector de consumo tiene actualmente un mejor comportamiento?

Seguramente la venta de coches es un sector que se ha recuperado con vigor desde 2014 pero empieza a estabilizarse. Otro sector que sigue creciendo a dos dígitos es el e-commerce. En términos de productos, hace 10 años no existían smartphones u ordenadores potentes para gamming, por ejemplo. Hoy son de los principales productos que financiamos.

Cuando usted llegó a Cetelem España, en 2014, ya hablaba del reto que suponía para Cetelem la tecnología. En estos años han cambiado muchas cosas, que han venido de la mano de la demanda de los consumidores pero también de la evolución digital. ¿Cetelem ha evolucionado a la par que los tiempos?

Somos otra empresa: cuatro veces el tamaño, cero papeles en las plataformas, productos y mercados nuevos, nuevas tecnologías tales como APIs, nuevas formas de hablar con el cliente a través del mobile. Casi es un mundo nuevo. Habíamos hecho un plan 2016 y lo hemos superado. Hemos hecho un plan 2020 y ya lo hemos alcanzado. Nos ha obligado a lanzar una nueva reflexión a más largo plazo. Somos otra empresa pero seremos aún más distinta en el futuro. La manera de trabajar está cambiando y los clientes igualmente están cambiando. Así que cuando miro hacia atrás me quedo muy contento, pero ahora mismo me concentro en lo que viene que me hace mucha ilusión porque creo que la naturaleza del cambio será distinta y quiero formar parte de este cambio.

Véndame un crédito. ¿Por qué el suyo?

¿Tienes un proyecto? ¡Con Cetelem será que sí!

¿Qué prevé en el sector y en un futuro no muy lejano para Cetelem?

El cliente tiene cada vez más el poder. Cada vez más tendremos que posicionarnos para que nos elijan. Es un cambio importante para la banca. Pasar de elegir a ser elegido. Tenemos esto en nuestro ADN gracias a los socios. Sin embargo, el poder estará en la mano del consumidor final. No hablo solamente de las redes sociales sino de la regulación, PSD2, GDPR, etc. Son siglas que pueden cambiar nuestro negocio. El consumo igualmente cambia. Lo que financiamos hoy no es lo que financiábamos hace 10 años. Los coches y la movilidad están igualmente pasando por un cambio de propuesta de valor y acompañaremos este movimiento. En resumen, veo a Cetelem cerca del cliente, escuchando y atentos para ayudarle cuando lo necesite y si así lo quiere.