Miguel Vicente, presidente de Barcelona Tech City: “Nada impide que el próximo Facebook o Spotify se cree en Barcelona”

Por Marta Burgués

Cuando hablamos del contexto emprendedor de nuestro país, son muchos los dedos que señalan a Miguel Vicente como un claro ejemplo a seguir. Emprendedor en serie, fundó LetsBonus en 2009, y luego han continuado muchos otros proyectos, siendo cofundador de Wallapop, Deliberry, Carnovo, Prontopiso, Shoppiday, Media Digital Ventures, BePretty y Elma, entre otros. Presidente de Barcelona Tech City, asociación que agrupa a más de 800 empresas del ecosistema tecnológico local e internacional, posiciona a Barcelona como hub de emprendeduría mundial.

 

Antes que directivo ha sido emprendedor. ¿Qué le lleva a encabezar el proyecto de Barcelona Tech City?

Yo siempre había estudiado con beca y cuando vendí mi primera empresa pensé en crear algo distinto para devolver a la sociedad lo que me había dado. Me puse en contacto con otros emprendedores y creamos un equipo de trabajo con el objetivo de impulsar Barcelona como un hub tecnológico y de startups y de emprendimiento de referencia. Fue así como convocamos a todos los agentes de este sector para asentar las bases con el fin de ganar la champions league en Europa en materia de innovación. Esta idea se materializó en Barcelona Tech City, una asociación sin ánimo de lucro que hoy es un proyecto consolidado con más de 800 empresas asociadas capaz de conectar los diferentes ecosistemas involucrados. Un proyecto de ciudad.

 

¿Cómo ha evolucionado desde su idea inicial?

No nos imaginábamos el impacto tan positivo de la asociación. Hemos crecido en diversas etapas: primero fue un espacio virtual para conectar a todas las partes del ecosistema emprendedor (networking donde emprendedores con experiencia asesoraban a otros con menos bagaje), y luego nos dimos cuenta de que esa labor de conectividad tenía más sentido si además le dábamos un espacio físico. Y trabajamos en el proyecto Pier01, que se ha gestado en tres años y agrupa a 100 empresas y startups con más de 1.000 profesionales. Ha sido reconocido por Forbes como uno de los cinco hubs de emprendimiento más innovadores del mundo.

¿Qué lo hace un proyecto único en innovación?

Hay tres cosas esenciales que lo hacen único. Por un lado, el tamaño, pues estamos hablando de 12.000 m2. Luego la proyección internacional, ya que el 60% de las personas que trabajan aquí o bien lo hacen en compañías internacionales o tienen un background internacional. Y en Barcelona Tech City se unen empresas en diferentes estadios de vida: las startups que empiezan y crecen, y otras como Seat, Telefónica, Damm o Naturgy que de no estar aquí estarían en otras ciudades europeas. Ello le da una enorme riqueza porque es como un 4YFN permanente, una magia que une lo mejor de los dos mundos. Todo eso sin olvidar que este proyecto es un gran ejemplo de colaboración público-privada en el que participan Barcelona Global, la Cambra de Comerç, Foment del Treball, Barcelona Activa, Acció de la Generalitat de Catalunya, ICF, Enisa, Port de Barcelona y Ajuntament de Barcelona, entre otros.

Se tiende a asociar Barcelona con ciudad eminentemente turística. ¿Hasta qué punto se conoce como ciudad tecnológica y emprendedora?

Nos queda mucho trabajo de proyección para dar a conocer Barcelona como gran hub tecnológico. Si bien en los rankings ya destacamos, como en el citado Forbes. O en un estudio de la firma británica de inversión Atomico, que sitúa a Barcelona como la tercera ciudad de Europa más atractiva para inversores y emprendedores. O el de Boston Consulting Group, que reconoce a la ciudad como la tercera mundial en capacidad de atraer talento internacional. Seguramente, los propios ciudadanos son los que desconocen esta vertiente tecnológica, pero es muy importante porque hoy trabajan más de 40.000 en el ecosistema de startups digitales.

¿En qué medida es Barcelona foco de atracción de inversión para startups y proyectos emprendedores?

Barcelona está viviendo su mejor momento en este sentido. En los dos últimos años se han invertido más de 1.500 millones de euros por parte de fondos internacionales. Aquí se compite en atracción de talento y de inversión de empresas que vienen y crean sus primeras compañías. Nada impide que el próximo Facebook o Spotify se cree en Barcelona porque tenemos el talento, la experiencia y el capital abierto a los inversores que invierten aquí. Al final, estamos hablando de lo que siempre ha sido el ADN de la ciudad y de Cataluña, formada por pymes, donde las nuevas fábricas textiles son ahora startups. Ahora los proyectos se crean en el mercado local con visión internacional, y esto permite atraer a los mejores inversores y compañías internacionales. Vemos como compañías fundadas en Barcelona tienen gran proyección internacional, y de la misma manera se implantan en la ciudad centros tecnológicos de los principales grupos corporativos a nivel internacional, como Facebook. O Nestlé, que se ha instalado con nosotros, y la razón es porque existe talento tecnológico.

¿Cómo ayuda Barcelona Tech City a los emprendedores?

En esta asociación los dueños son los emprendedores. Está abierta a todos los emprendedores de la ciudad que sean directivos o fundadores de una empresa con base tecnológica. No hay más barreras. Actualmente, tenemos lista de espera para crecer en varios edificios. Lo que hace Barcelona Tech City es unir las diferentes piezas que habitan en él: business angels, fondos de capital riesgo, emprendedores, agencias y organismos. Se les conecta con inversores nacionales e internacionales, pueden participar en eventos y networking y también en todos los proyectos internos en los que trabajamos en la asociación, formados por grupos de trabajo abiertos a todos los socios.

 

¿Qué aporta el denominado hub Pier03, recientemente inaugurado, a Barcelona Tech City?

Se trata de repetir la magia del Pier01 en otros espacios, pero yendo más allá para crear espacios verticalizados en los que los proyectos pertenecen a un mismo sector, y en este caso el Pier03 está especializado en la tecnología blockchain. Es un espacio de más de 3.500 m2 de oficinas y el futuro proyecto de terraza verde de 2.500 m2. Se ubicarán más de 20 compañías y diferentes agentes del ecosistema. De hecho, trabajamos en crear nuevos Piers con el objetivo de consolidar diferentes espacios enfocados en tecnologías de gran potencial para la ciudad. En campos como la movilidad, la smart city, la educación, el ecommerce, los deportes o los medios. En esta estrategia, hemos anunciado la creación de un club para la celebración de eventos de forma distendida en el Palauet, que será punto de encuentro de espacios tecnológicos, empresas y nuestros más de 60 partners.

 

¿Podría citarnos algún ejemplo de proyecto exitoso originado en Barcelona Tech City?

Hay muchos, pues algunas compañías empezaron aquí y ahora tienen mucho éxito, operan a nivel internacional y atraen a inversores internacionales, como Hola Luz, Tiendeo, By Hours, Red Points, etc.

¿Cómo ha cambiado la vida de las startups en los últimos años?

Estamos viendo que, como los ciclos de la evolución de la tecnología son cada vez más cortos, los tiempos de maduración y creación de startups y de internacionalización también lo son. Hay compañías que en dos años están presentes en ocho países, y lo que antes se conseguía en cinco años ahora se tarda tres. Los proyectos crecen a una velocidad vertiginosa. Al final lo importante es la capacidad de reinventarse, de pivotar, pues piensas una idea y por el camino cambia, hay capacidad de evolución.

¿Cómo hacer que los negocios que van a liderar nuestro futuro económico se desarrollen de manera sostenible y con un impacto social positivo?

La tecnología es un medio y, como decía Steve Jobs, “tú dales a las personas herramientas maravillosas y harán cosas maravillosas”. Creo que la tecnología tiene un impacto muy positivo en aspectos claros de la ciudad como es la sanidad, la movilidad y la educación.

 

¿A usted ese aspecto le seduce especialmente?

Me gusta involucrarme en proyectos que tengan un impacto en la sociedad, de ahí la creación de Barcelona Tech City. Formo parte del consejo de Migranodearena.org, una plataforma de crowdfunding de donación que trabaja con más 1.000 ONG y que ha recaudado más de 10 millones de euros en proyectos para ayudar a los demás. También colaboro en diferentes organismos de desarrollo y emprendimiento en Foment. Creo que todos los emprendedores que tienen éxito son aquellos que construyen la compañía para hacer una sociedad mejor.

 

¿De su perfil como emprendedor, qué destacaría?

Lo que más me ha gustado siempre es crear equipos y sumarme a ellos, especialmente donde hay diferentes experiencias y procedencias, pues se pueden complementar, y esto suma. Y poder aprender de las personas con las que he trabajado y trabajo. Seguramente tendré muchos defectos, soy muy obsesivo con los detalles y la ejecución, y esto me gasta mucha energía pues me cuesta desconectar.

 

Su energía, en cualquier caso, le da para compaginar la actividad empresarial con su trabajo al frente del Barcelona Tech City.

Barcelona Tech City cuenta con un gran equipo y así es muy fácil. Yo me centro en Antai Venture Builder, que dentro de la asociación es una creadora de startups internacional, online y mobile.

 

¿Qué le pediría al nuevo gobierno local, salido de las elecciones municipales, a nivel económico? ¿Qué medidas debería tomar para favorecer la labor que realiza Barcelona Tech City?

Pensamos que hay diferentes elementos que se pueden trabajar con las diferentes administraciones en el ecosistema emprendedor para competir con otras ciudades en igualdad de condiciones. Por ejemplo, que el talento de fuera venga aquí con agilidad en los trámites administrativos. Y que las administraciones creen un marco global para el emprendimiento. Que se fomentara la larga inversión de los business angels que a lo mejor han desinvertido para que puedan seguir haciéndolo con incentivos. Además de crear un marco específico para las startups en planes de stock options para ser capaces de atraer el mejor talento. Hemos tenido mucho apoyo de todas las administraciones y me gustaría seguir continuando con esta relación tan estrecha al tratarse de un proyecto de ciudad.