5G, una oportunidad real

Texto de Eduard Martín, director de 5G en Mobile World Capital Barcelona.

El 5G, que empieza a ser una realidad, se presenta como una enorme oportunidad para mejorar nuestras vidas e impulsar nuestra economía.

El futuro del 5G ya está aquí. Empieza a ser realidad y no solo porque Vodafone ha iniciado el despliegue de infraestructuras y servicios 5G en 15 ciudades españolas, entre ellas Barcelona, sino porque los avances que se están produciendo son constantes. De hecho, esta tecnología, o conjunto de tecnologías, está en el foco mediático actual a nivel geopolítico, con la pugna entre Estados Unidos y China. Y, además, esta generación de redes móviles inteligentes forma parte del presente y futuro más próximo como ya apuntó el Plan de Acción definido por la Comisión Europea en 2016 y los subsiguientes planes de acción territoriales (el Plan Nacional 5G publicado por España en 2017 y “L’Estratègia 5G de Catalunya” presentada el pasado mes de febrero).

La implantación de esta tecnología se apalanca en tres frentes. Primero, la estandarización definitiva de la tecnología que, según el Plan de Acción Europeo, tiene que finalizar este mismo año. Una estandarización que no solo afecta a protocolos, dispositivos, antenas y toda la vertiente técnica, sino a la propia utilización y aseguramiento de la red. Segundo, el desarrollo de servicios de valor añadido que permitan un uso que reporte beneficios económicos, sociales y de mejora de las comunicaciones en nuestro país. Y, por último, la regulación y normalización de todos los interrogantes que la nueva arquitectura de red comporta: compartición de infraestructura, finalización de la subasta de espectro, convivencia con las tecnologías anteriores, etc.

No son temas menores, pero se avanza en el buen camino. Mientras nos preparamos para el siguiente nivel de 5G (la release 16 del New Radio), ya tenemos la mirada puesta en su evolución posterior, la release 17 que permitirá aclarar muchos de los interrogantes que todavía permanecen sobre la propia tecnología.

Mientras tanto, avanzamos decididamente en el camino de la nueva arquitectura de red. No solo con el desarrollo del 5G puro, sino también en el adelanto de la aplicación de tecnologías basadas en las small cells (antenas pequeñas) y la implantación del edge computing (computación distribuida de proximidad), aunque sea sobre las actuales redes 4G. No podemos obviar el impacto que también tendrá en la implantación de protocolos industriales para la sensorización masiva.

 

Industria 4.0

El impacto del 5G será especialmente importante en el entorno laboral, en la llamada industria 4.0 o industria conectada. Implicará el desarrollo de redes móviles de grandes prestaciones y esto facilitará múltiples transformaciones, con el uso del Big Data y la Inteligencia Artificial aplicada, que abrirán las puertas a su masiva automatización. Durante el pasado MWC19 Barcelona ya se mostraron algunos casos de uso de tipo industrial que permitieron ver cómo la robótica aplicada, combinada con la explotación inteligente de los datos obtenidos por sensores y las capacidades móviles de la red 5G, pueden mejorar la producción industrial sostenible durante los próximos años. Continuaremos viendo estos casos de uso que serán los más decisivos a la hora de cambiar el panorama en nuestra logística o en nuestras cadenas de producción. También son muy interesantes los adelantos en la utilización del edge computing que permitirán redefinir ya mismo los procesos de decisión industriales en función de las necesidades y a través de la utilización de la inteligencia artificial. Robots que hablan no solo con el “control central”, sino que también son capaces de hablar entre ellos para mejorar los algoritmos de decisión. El avance en la aplicación industrial del 5G será muy importante durante 2020 y, por lo tanto, la explosión de la industria 4.0 podría tener su espacio definitivo durante el próximo año, siendo 5G una palanca decisiva en este proceso.

 

El ocio del futuro

En el campo del entretenimiento y los contenidos, indudablemente 5G tendrá su eclosión definitiva durante los próximos dos años. Las capacidades de la red de transmitir vídeo de altísima calidad sin apenas latencia (demora en la transmisión de la información), permitirán configurar servicios que ahora mismo ya están en la mente de todos los operadores y actores en el negocio de las telecomunicaciones y los contenidos. Ya se vio en MWC19 Barcelona con experiencias inmersivas como la mostrada por MWCapital junto a Telefónica y el FC Barcelona. Realidad que se consolidará muy pronto en nuevos servicios para la transmisión de deportes y espectáculos.

 

Atención sanitaria 5G

De hecho, el sector sanitario vio cómo dos experiencias 5G mostraban la potencia de la red para la atención de urgencias: ambulancias dotadas de conectividad de última generación que permiten la asistencia remota en tiempo real para salvar vidas y la primera cirugía teleasistida con 5G que permitió unir el Hospital Clínic de Barcelona con el recinto del congreso. Estos dos casos ya son una realidad y se están convirtiendo en servicios que pueden ser replicados para mejorar de forma sostenible la asistencia médica. La posibilidad de disfrutar de especialistas médicos en ubicaciones donde no pueden estar físicamente, pero sí remotamente en tiempo real, ahorra recursos, los optimiza y hace un sistema más sostenible.

Otra de las propuestas que impulsamos desde MWCapital nos permitió lanzar un reto para el desarrollo de soluciones con 5G en el campo de la teleasistencia para personas mayores y, en especial, para personas que sufren trastornos mentales. La elevada concurrencia –se recibieron 53 propuestas, de las que el 50% provenían de fuera de España– demuestra el interés por aplicar las ventajas tecnológicas de esta nueva red inteligente para proveer de soluciones el ámbito socio-sanitario. Estas soluciones, mayoritariamente, se centrarán en el uso preminente de sensores y actuadores, así como de la realidad aumentada e inmersiva, para construir asistentes inteligentes (por lo tanto, consumidores de inteligencia artificial) que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.

 

Movilidad con 5G

Todo el conjunto de soluciones smart están avanzando a merced de las posibilidades que da la tecnología 5G. El futuro de la movilidad pasa por el vehículo conectado (del que tuvimos un piloto circulando por las calles de l’Hospitalet de Llobregat durante el pasado MWC19 Barcelona) pero también por la posibilidad de contar con un operador de infraestructura neutra que posibilite la simplificación de la gestión de la red y la optimización de los servicios ciudadanos. La movilidad en mayúscula precisa de grandes infraestructuras de telecomunicaciones y la combinación fibra óptica-5G parece una apuesta de futuro decisiva para que nuestras calles empiecen a ver el cambio. En concreto, que migren de la automatización a la digitalización. Movilidad inteligente real, en tiempo real, que combine los sistemas autónomos internos de los vehículos con la información que puede recibir del exterior. Todos estos cambios transformarán, en pocos años, nuestra manera de entender el transporte. Obviamente, el vehículo autónomo, sobre todo para usos industriales en las autopistas, también forma parte de esta nueva realidad que se acontece inmediata. Los “5G Corridors” de la Unión Europea, que serán una realidad este otoño y para los que hay dotaciones importantes de fondos europeos, tienen que ser un punto de inflexión en la concepción de las nuevas vías de transporte. De hecho, Cataluña firmó un acuerdo con Occitania para no perder esta oportunidad.

El mundo rural tiene que experimentar un gran cambio con la utilización de la 5G como dinamizador del territorio. Ya son una realidad las experiencias tecnológicas en el sector agrario o el sector ganadero, pero se está avanzando decididamente en la interacción entre redes (fibra, redes móviles y satélites) para dotar al mundo rural de herramientas que permitan dinamizar el sector y hacerlo más competitivo. Muestra de ello es el interés por un taller que impartimos hace pocas semanas junto a la Diputación de Lleida. En él abordamos posibles soluciones 5G aplicadas al mundo rural y surgió el compromiso de continuar trabajando para la sostenibilidad de este sector con el uso decidido de la tecnología.

 

Próximos pasos

Se está avanzando y se está haciendo en firme. En mayo, la Unión Europea decidió armonizar el espectro en la controvertida frecuencia de 26 Ghz, que proporcionará servicios de alto valor. Más allá del anuncio de Vodafone, Sunrise ha hecho lo propio en Suiza, T-Mobile en Austria, etc. Estos movimientos se avanzan a la inicial planificación europea de lanzamiento comercial a partir de 2021. Y gracias al trabajo que se está haciendo en nuestro país por iniciativas como 5G Barcelona, encontramos nuevas oportunidades para que la implantación de 5G sea efectiva y positiva para el desarrollo económico.

Habrá que poner mucha atención en la evolución y las oportunidades que generará el uso del edge computing en los próximos meses. Iniciativas como 5G City y 5G Flame (proyectos europeos que se están desarrollando en nuestro país) son referencia de las grandes oportunidades que la nueva concepción de la red y su uso proporcionarán en un futuro inmediato. Acercar la información, la capacidad de proceso y el almacenamiento son aspectos que sin duda proporcionarán nuevos espacios de crecimiento. El 5G es una oportunidad real que no forma parte del futuro, sino que ya marca nuestro presente.