La cadena de supermercados, que acaba de presentar los resultados de 2019, está en proceso “brutal de transformación” según su presidente Juan Roig.

Mercadona, empresa de supermercados físicos y de venta online, ha incrementado su inversión durante 2019 en un 46%, hasta los 2.200 millones de euros. Este esfuerzo inversor, realizado con cargo a sus recursos propios, se enmarca en su plan de transformación 2018-2023 para impulsar un modelo de empresa más digital, sostenible y socialmente responsable.

En 2019, la compañía ha experimentado una mejora en ventas de un 5%, hasta los 25.500 millones de euros. Durante estos doce meses, tras abrir 46 supermercados, 10 de ellos en Portugal, ha finalizado el año con 1.636 supermercados. Igualmente, ha continuado avanzando en la renovación de sus secciones de frescos, con la estrategia de Frescos Global, agrupando en más de 1.300 supermercados todas la mejoras e innovaciones de las secciones de frescos.

En este proceso de adaptación a las necesidades de los clientes se enmarcan los 319 supermercados con la nueva sección “Listo Para Comer”, que ha reforzado además su surtido con nuevos platos locales y con la incorporación de bebidas frías y calientes. Y también la nueva zona habilitada con mesas y sillas que la compañía ha dispuesto dentro de algunas de sus tiendas para que los clientes puedan consumir productos adquiridos en el supermercado.

Esa necesidad de especialización ha llevado a Mercadona, durante 2019, a avanzar en su evolución hacia el concepto Proveedor Totaler iniciada el pasado año. Al finalizar 2019, la compañía colaboraba con 1.400 proveedores totaler, cuya especialización ha permitido ofrecer productos nacidos de la experiencia de coinnovación con el cliente.

El pasado 2 de julio de 2019 Mercadona alcanzó un nuevo hito en su historia con la apertura de su primer supermercado en Portugal, concretamente en Canidelo, Vila Nova de Gaia, distrito de Porto. Con esta inauguración, a la que se han unido 9 tiendas más, las dos últimas abiertas en el mes de diciembre, ubicadas en los distritos de Porto, Braga y Aveiro, la compañía ha convertido en realidad su proceso de internacionalización, anunciado en 2016.

La digitalización de la compañía ha sido otro de los retos importantes en los que ha trabajado Mercadona en 2019. Con una inversión de más de 160 millones, la compañía ha finalizado la primera fase iniciada en 2018 para digitalizar los supermercados y hacerlos más eficientes, productivos y sostenibles. El proceso de transformación digital ha permitido también introducir mejoras en el acto de compra de los clientes.

Igualmente, y en este proceso constante de avance tecnológico, Mercadona ha invertido más de 8 millones de euros para poder poner en marcha en junio de 2019 su segunda “Colmena” online, un almacén en el que se centraliza la preparación y distribución de los pedidos online en Barcelona (Polígono Zona Franca), desde donde se sirven más de 50 códigos postales. Esta segunda colmena se une a la ubicada en Polígono Vara de Quart (Valencia), abierta en 2018. Con una facturación conjunta de más de 6 millones de euros mensuales y una plantilla de 540 personas, la compañía valora de forma positiva cómo está evolucionando el modelo de venta online e iniciará el servicio online en Madrid durante el primer semestre de 2020. Para llevar a cabo este necesario proyecto de transformación digital, Mercadona inició un proceso de captación de talento, interno y externo, que continuará durante 2020 y que ha permitido incorporar en 2019 a 200 personas al departamento de informática, para terminar el año con un equipo informático compuesto por 700 profesionales especializados.

La persecución de todos los objetivos ha permitido a la compañía alcanzar las metas marcadas y elevar su beneficio neto en 2019 hasta los 623 millones de euros (un 5% más que el ejercicio anterior). Como consecuencia de este crecimiento, y para poder seguir impulsando el proceso de transformación iniciado, la compañía ha creado en 2019 un total de 4.200 nuevos puestos de trabajo fijo, 3.600 en España y 600 en Portugal, hasta finalizar con una plantilla de 90.000 personas, 89.100 en España y 900 en Portugal.