La compañía apuesta por animar a sus clientes a reutilizar las bolsas y los cestos que todos tenemos en casa, con el objetivo de fomentar, entre todos, los principios de la Economía Circular.

Mercadona culminará en abril de 2019 la sustitución definitiva en todas sus tiendas de las bolsas de plástico actuales por otras de papel, rafia y bolsas reutilizables y reciclables que, además, están fabricadas con 3.000 toneladas de plástico procedente de los embalajes recuperados en las tiendas. Una alternativa, esta última, que implica que clientes, empleados y proveedores hayan colaborado para poner en marcha esta iniciativa de Economía Circular en la que prevalece el aprovechamiento de los recursos, la reducción, la reutilización y el reciclaje para alargar la vida de los materiales y evitar que acaben en el vertedero.

El objetivo es implantar esta medida –que se inició en 2018, en 66 tiendas ubicadas en Valencia, Barcelona, Vizcaya, Cantabria, Islas Baleares, Ceuta y Melilla– en el resto de la cadena de manera progresiva. La ampliación comenzará durante este mes de febrero en Cataluña, Madrid y Navarra, y se irá implantando hasta llegar a las más de 1.600 tiendas a mediados del próximo mes de abril.

Con esta medida, los clientes podrán elegir para hacer la compra diaria entre la tradicional cesta de rafia de 50 céntimos, una bolsa de papel de 10 céntimos y una bolsa reutilizable y reciclable con un contenido de plástico reciclado de entre el 50% y el 70%, también de 10 céntimos.

Además, la compañía ha instalado un nuevo mueble para las bolsas de plástico que se utilizan en las secciones de frescos, que está dotado de un nuevo sistema dispensador que reduce el desperdicio de las bolsas. El mecanismo de reposición es más fácil e intuitivo que el precedente, por lo que facilita la tarea al trabajador de la sección. Asimismo, está previsto que estas bolsas se sustituyan por otras de material compostable antes del 2021.