La iniciativa #EstoNOtienequePARAR aúna a más de 3.000 empresas y personalidades de la economía, el deporte y la cultura.

Texto de Beatriz García Calvo

En chino la palabra “crisis” se escribe con dos ideogramas. Uno de ellos significa peligro; el otro oportunidad. Y es precisamente este último término, junto con los de girar, no parar, reinvertarse, formarse, ser creativo, confiar, inspirar y estar unidos, el que más se repite en la campaña #EstoNOtienequePARAR. Una iniciativa auspiciada por Mercadona que ya aglutina a más de 3.000 empresas de todos los sectores y tamaños y a numerosas personalidades de todos los ámbitos. Y sigue sumando nombres propios cada día.

A golpe de hashtag y video mensaje, la web www.EstoNOtienequePARAR.com y sus redes sociales (@NOtienequePARAR) visibilizan el enorme esfuerzo de grandes empresas, pymes, emprendedores, autónomos, startups, organizaciones y profesionales por contribuir activamente a que la rueda siga girando.

El objetivo, mantener el ánimo alto y con ello el futuro de la economía, para que cuando superemos la crisis sanitaria el país despegue con rapidez, tanto económica como socialmente. El resultado en su primera semana fue de más de 110.000 visitas a su web y 250.000 reproducciones de los videomensajes grabados por economistas, expertos motivacionales, deportistas, presentadores, artistas, cantantes o humoristas.

Empresas solidarias

Una de las primeras en sumarse a la iniciativa fue la patronal catalana, Foment del Treball. “Es una campaña oportuna y necesaria. En un momento tan crítico, urgen los mensajes motivadores e inspiradores. Además, proyecta el valor del mundo empresarial, más allá de la búsqueda del beneficio, y transmite la solidaridad y compromiso de empresarios y trabajadores con el resto de la sociedad”, señala su Directora de Comunicación, Ana Aguirre. “No está siendo fácil para las empresas, pero si la inmensa mayoría de la población ha cumplido con rigor el confinamiento es porque los suministros de productos y servicios esenciales no han fallado”, indica.

¿Y de cara al futuro? “Siempre que se tomen las medidas económicas adecuadas para no asfixiar a las empresas que durante meses han visto drásticamente reducida su facturación, será posible una recuperación relativamente rápida. Deben ser medidas temporales, mientras la ciencia consigue acabar con la pandemia o minimizar sus riesgos. Dedicar recursos a la investigación es una prioridad, porque nos va el futuro en ello”, concluye.

Poniendo el foco en las empresas participantes, son muchas las firmas catalanas del sector de la alimentación y de otros sectores esenciales las que han querido adherirse a la campaña. Una de ellas, el holding cárnico-alimentario Grup Cañigueral. “Cuando surge el Covid19 todos nos enfrentamos a un escenario desconocido, pero las empresas alimentarias lo hacíamos desde la primera línea”, subraya Elisabet Cañigueral, presidenta de una de las empresas del grupo, Costa Brava Mediterranean Food.

“#EstoNOtienequePARAR sirve para transmitirnos unidad, nos ayuda a interiorizar nuestra misión como servicio esencial y a que la gente nos perciba de esta manera”, comenta. “Teníamos que blindarnos para alimentar al país pero, sobre todo, para devolverle la confianza cuando todo era inquietud. La misma innovación que nos ha caracterizado durante medio siglo, la aplicamos para transformar en tiempo récord nuestros procesos y proteger a las 4.000 personas de la empresa al pie del cañón”, continúa.

Por ello, desarrollaron planes de contingencia muy estrictos: tomas de temperatura, medidas de desinfección y de protección, como pantallas de seguridad y cabinas. Además, conscientes de su responsabilidad social para con los más vulnerables, donaron 400.000 guantes a hospitales, EPIs, mascarillas, y miles de raciones de comida para Cruz Roja. “La crisis fortalece, pero no es fácil afrontarla”, señala.

Cuando le preguntamos qué productos han sido los más demandados en las cocinas de los ciudadanos, nos responde que los más adecuados para cocinar en casa, como los guisos. “Son el reflejo de toda la familia a la mesa y con tiempo para cocinar. También han crecido los congelados, porque facilitan el acopio en tiempos de incertidumbre”, incide.

En el sector de la alimentación, pero en el ámbito de la panadería y la repostería, encontramos también a varias empresas catalanas, entre ellas a la tarraconense Pastisart, que ha visto incrementada su actividad durante la presente pandemia. “El eslogan #EstoNOtienequePARAR lo dice todo, ya que impulsa una actitud de lucha positiva que va a contribuir a mejorar la situación actual y a salir más rápidamente de esta crisis”, nos asegura Javier González, desde el departamento de comunicación.

Igualmente son numerosas las empresas de perfumería y cosmética que se han sumado a la iniciativa en el ámbito de Catalunya. Air-Val, empresa fundada en 1979 en la Ciudad Condal, vio afectado su negocio de perfumería tras el estado de alarma, al no tratarse de un producto esencial. Por eso decidieron reconvertir rápidamente el 90% de su producción en geles hidroalcohólicos. Las primeras 25.000 unidades las donaron a hospitales, residencias de ancianos e instituciones públicas. A partir de ahí empezaron a hacer llegar sus productos a comercios y farmacias.

“Además de actuar con urgencia, debíamos garantizar que nuestro producto fuera de la máxima calidad. Hemos tenido problemas para conseguir todo tipo de componentes y materias primas, pero nuestros proveedores, que también forman parte de la cadena de suministros, han estado a la altura y gracias a ellos ha sido posible”, asegura Eva García, CEO de Air-Val.

“Si consumimos nuestros productos o servicios y la rueda no para, sortearemos más rápidamente esta dificultad. Todos valoramos el esfuerzo que las empresas están llevando a cabo, sin importar su tamaño, dando lo mejor de sí para que cuando todo esto pase sigan en pie y el factor humano se vea reforzado y puesto en valor”, añade.

También la Unió de Consumidors de Catalunya (UCC) considera que es una gran iniciativa “para dar visibilidad y reconocimiento a todos los trabajadores que se exponen al virus cada día”. Y nos aportan algunos datos: “De media, se están consumiendo entre un 10 y un 20% más de productos esenciales y más del 75% de la población realiza las compras en los supermercados cercanos. Además, acostumbran a comprar en un solo establecimiento”.

Del mundo económico

Pero no solo empresas y asociaciones, también numerosos nombres propios de distintos sectores han querido adherirse a esta campaña, entre ellos expertos del ámbito económico. Hablamos con Oriol Amat y Leopoldo Abadía sobre las perspectivas económicas y sobre qué tendría que pasar para que #EstoNOPARE.

Ambos coinciden en que el impacto económico de la crisis será muy negativo en el corto plazo y dan verosimilitud a las perspectivas económicas del FMI, que augura caídas del PIB de alrededor del 8 o 10% en el conjunto de España en 2020 y del 3,4% en el resto del mundo. “De todas maneras, si la crisis sanitaria evoluciona favorablemente a partir de mayo, podríamos llegar a tener un crecimiento positivo del PIB del 4% o 5% en 2021”, afirma más optimista Amat.

“Para evitar que el impacto de la crisis nos haga caer en una grave recesión se necesitan dos tipos de ayudas que propicien la liquidez: tanto préstamos como subvenciones a fondo perdido a pymes, a autónomos y a personas en situación de vulnerabilidad, con iniciativas como la de la renta mínima vital. Estas ayudas deberían concentrarse sobre todo en los meses de confinamiento, pero en algunos sectores, como el turístico o el cultural, tendrán que prolongarse en el tiempo. Además, es importante que en el acceso a estas ayudas se minimice la burocracia”, afirma este Catedrático de Economía de la Pompeu Fabra.

También Abadía se muestra partidario de la renta mínima vital, ya que “cuando hay hambre se prescinde de lo que dijo Keynes o Hayec, se fabrica el dinero que haga falta y se distribuye urgentemente a los que no tienen qué comer”. A falta de unos coronabonos que “nunca llegarán”, se muestra esperanzado con la propuesta de España de incorporar un billón y medio de euros al presupuesto de la UE. Bajo el título de “fondo de recuperación”, estaría financiado con deuda de la UE: una deuda perpetua de la que solo se pagarían los intereses. “No será por falta de nombres ni por falta de imaginación. La cosa es que haya dinero, en efectivo y pronto”, puntualiza.

Nos interesamos por el futuro: “Si queremos reactivar la economía, la Administración debería hacer un importante esfuerzo en obra pública, con infraestructuras que mejoren la competitividad de nuestra economía”, afirma Amat. “También se debería invertir más en sanidad y ciencia. Tenemos que ponernos la pilas. Desde 2008 la inversión en I+D+I no ha hecho más que reducirse, y ya era muy baja”, prosigue. Abadía considera que hay que hacer reformas estructurales de calado y determinar prioridades para defender, por ejemplo, el sistema sanitario. “Hay que gestionar con eficacia y elegir para ello a buenos profesionales y personas ejemplares”, afirma rotundo. “Y tenemos que aprovechar este ‘lío’ para ser más Europa”, sostiene. ¿Cómo afectará esta crisis al futuro de las empresas? “Es posible que alguna se plantee rediseñar su modelo de negocio, apostando más por el teletrabajo, por la robotización y por tener proveedores más cercanos”, señala Amat.

Ética y motivación

Muy interesante es asimismo conocer la opinión de Adela Cortina, Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universitat de València y Directora de la Fundación Étnor, centrada en la Ética de los Negocios y las Organizaciones. Cortina se adhiere a la iniciativa y nos transmite que “este es un momento decisivo para que las empresas refuercen sus valores éticos y muestren claramente a la sociedad que le proporcionan una gran cantidad de bienes, sin los que no pueden ser prósperas ni justas. Bienes materiales, como productos y servicios; y trabajo, que es un recurso muy escaso y se ha reducido y precarizado aún más desde el comienzo de la pandemia. Pero también bienes intangibles, como la confianza en que saldremos adelante, puesto que nuestras empresas continúan en la brecha sin detenerse”.

¿Y qué lecciones se pueden aprender de la pandemia? En palabras de Cortina, hay que mejorar y aumentar la remuneración del personal sanitario y del dedicado a las personas más vulnerables; mejorar la interconexión entre hospitales y residencias; y cuidar de las personas sin hogar, “porque el nivel ético de una sociedad se mide por su capacidad de cuidar a los más vulnerables”. Pero también aumentar la formación en competencias digitales; invertir en I+D+I; aumentar las medidas de protección frente a posibles catástrofes; y cuidar del sector primario y de las fuerzas de seguridad.

Por otra parte, los expertos motivacionales que se han sumado al movimiento nos hablan de “oportunidad”, y nos invitan a utilizar este tiempo para reinventarnos, formarnos y reflexionar sobre nosotros mismos y nuestras organizaciones.

“Me sumé a #EstoNOtienequePARAR porque, junto con las acciones solidarias, ha sido la mejor iniciativa a nivel empresarial y de motivación. La prueba de su éxito está en el número de empresas que se suman a ella cada día”, asegura el barcelonés Sebas Lorente. “Hay que tener confianza y plantar cara al desánimo, basándose en la cantidad de experiencias anteriores de las que hemos salido victoriosos”, afirma. Y concluye: “Una cosa tengo clara: a medio y largo plazo las empresas que van a salir más reforzadas de esta crisis serán las que prioricen el capital humano sobre sus cuentas de explotación. Ahora es el momento de demostrar qué valor da cada uno al capital humano”.

Carlos Andreu aplaude igualmente el movimiento: “Este tipo de iniciativas sirven para darnos cuenta de que no estamos solos y de que somos muchos los que estamos luchando por salir de esto pronto y con el menor daño posible”, asegura. “En nuestras manos está romper la inercia y ser catalizadores de positivismo y de buenas noticias. Debemos entender esto como una pretemporada que nos permita salir ahí fuera a comernos el mundo cuando empiece a escampar”, nos anima. Y finaliza: “De las crisis se sale mucho más maduro y con más fuerza y herramientas para afrontar el futuro”.

El consultor en innovación Xavier Marcet aboga por la importancia de “mantener nuestra comunidad”; el conferenciante Javier Sirvent alude a la trascendencia de la tecnología en la nueva sociedad que surja tras el confinamiento; el aventurero Albert Bosch, que pasó meses aislado en la Antártida, nos recomienda “marcarnos objetivos día a día para no bloquearnos”.

Vicente del Bosque, Jorge Garbajosa, Fernando Romay, Edurne Pasabán, Alejandro Blanco, Manuel Campo Vidal, Christian Gálvez y CEOs de numerosas empresas y conglomerados españoles son otros de los profesionales que nos mandan sus palabras de ánimo para que #EstoNOPARE.

La unión de todas estas compañías y profesionales será clave para afrontar futuras dificultades y para crear oportunidades para todos. Lo dicho: #EstoNOtienequePARAR porque #EstoPasará.