Autora: MARTA BURGUÉS | Redactora de Cataluña Económica

Un clima favorable y muchos otros factores culturales hacen que seamos un país de larga tradición motera. No solamente cada vez más conductores utilizan vehículos de dos ruedas para desplazarse, sino que también aquí, y concretamente en Cataluña, se encuentran las empresas más potentes en producción de este tipo de vehículos.

Las motos eléctricas, el mercado del alquiler y el momento disruptivo de la movilidad, que beneficia al mercado de las motos, son las tendencias del sector de las dos ruedas.

En el país existen casi tres millones de vehículos de dos ruedas asegurados: más de la mitad del parque circulante está formado por motocicletas (1,59 millones de unidades), le siguen en importancia los escúteres (869.085 unidades) y los ciclomotores (491.281 unidades), según el último informe “Las dos ruedas en España”, de Unespa, Asociación Empresarial del Seguro, junto a Anesdor, Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas.

Cataluña, junto a Andalucía y la Comunidad Valenciana, son las regiones donde hay más vehículos de tales características, siendo la provincia de Barcelona la que agrupa el mayor número de vehículos de este tipo, con cerca de 430.000, a bastante distancia de Madrid, donde se estima que hay un cuarto de millón. Le siguen las provincias de Valencia, Málaga, Alicante, Sevilla, Cádiz, Murcia, Baleares, Granada y Girona.

José María Riaño, secretario general de Anesdor, considera que “cada vez más ciudadanos eligen la moto para sus desplazamientos por todas las ventajas que supone en términos de movilidad urbana, como la reducción de los trayectos entre un 50 y 70%, su facilidad de aparcamiento o porque se trata de un vehículo de bajas emisiones”.

TENDENCIAS DE UN MERCADO QUE SE REINVENTA

Son varios los factores que determinan la transformación actual de este mercado. Por un lado, el momento disruptivo que vive la movilidad, “que redefine toda la circulación en varias ciudades como Barcelona o Madrid, donde hay restricciones permanentes para diversos tipos de vehículos. Este hecho es positivo porque las dos ruedas presentan ventajas, al ocupar menos espacio y ayudar a la descongestión de la ciudad”, comenta José María Riaño, secretario general de Anesdor. Muchas ciudades, con el fin de mitigar y proteger el medio ambiente, limitan el uso de la circulación de determinados vehículos. “Dentro de los vehículos de combustión, la moto es el más eficiente porque genera menos emisiones”.

Mientras que el desarrollo del ecommerce es otro punto clave que explica la buena marcha del sector. “Ahora se distribuye mucho más con vehículos de dos ruedas, como las motocicletas, especialmente en el reparto de la última milla”. Por ello desde Anesdor han visto un crecimiento del canal empresas. Además, está el aumento del canal alquiler, la moto eléctrica y el fenómeno sharing hacia el consumidor actual, “pues los jóvenes tienen otro concepto de la propiedad, prefieren alquilar y compartir, y además apuestan por un consumo más eficiente”.

Entre los retos que desglosa Anesdor está una reforma fiscal de la automoción al haber un problema de antigüedad del parque, algo que ya viene desarrollando la entidad desde hace años.

LAS DOS RUEDAS EN CATALUÑA

Si bien desde Anesdor reconocen que el grueso de la producción de las dos ruedas a nivel mundial no está en Europa, España, y en concreto, Cataluña, acoge una industria potente en cuando a la fabricación de vehículos y sus componentes. “Barcelona, junto a otras ciudades italianas es nombrada muchas veces como la ciudad europea de la moto por su uso, pero también por su fabricación”.

Las empresas se concentran en Barcelona y Girona, principalmente. En el área metropolitana de Barcelona destacan compañías como Honda Motor Europe y su división Montesa que apuesta por la fabricación de motos de trial desde hace años. Mientras que también es destacable la empresa Rieju, que desde 1934 se dedica a la fabricación de motos bajo una sólida estructura empresarial con conciencia ecológica, en la que se producen 20.000 unidades al año. Desde su fábrica de Girona (con almacén de recambios y producto acabado) salen, a más de 20 países, las motocicletas y el recambio necesario para abastecer inmediatamente a la red de tiendas Rieju.

Mientras que Sherco potencia las motos de trial para reavivar el mercado. Fabricante de motocicletas español y francés, especializado en trial y enduro, actualmente cuenta con dos plantas de producción. En la factoría de Caldes de Montbui se construyen las motocicletas de trial, y en Nimes, Francia, se fabrican las motos de enduro y supermoto. Dentro de Cataluña, y también especializada en trial, está Vertigo Motors, fundada en 2012 por Manel Jané, propietario de la conocida fabricante de cochecitos para niños, instalados en Palau-solità i Plegamans.

Por su parte, y también dentro del trial, Beta Trueba Motorcycles es otra potente empresa que nace en la década de los sesenta en Abrera (Barcelona). Y dentro de la industria de componentes se están haciendo cosas interesantes gracias a compañías como J Juan, situada en Gavá, siendo una de los principales fabricantes de frenos de Europa que vende a todo el mundo.

EL MERCADO ELÉCTRICO TOMA POSICIONES

La evolución de las dos ruedas eléctricas en España es creciente, y desde las asociaciones reconocen que es un paso adelante que tendrá mucho recorrido en los próximos años. Los datos lo reafirman, en 2015 se matricularon 235 ciclomotores y 414 motocicletas eléctricas. En 2016 creció la venta a 629 y 793 unidades, respectivamente y en 2017 hubo 1.816 ciclomotores matriculados y 2.570 motocicletas, según datos de Aedive, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico. En los primeros 5 meses de 2018 se han matriculado 1.421 ciclomotores y 1.394 motocicletas eléctricas; y por ciudades, destaca Barcelona, donde en 2018 se han matriculado más de 1.300 motos y escúteres.

“La moto eléctrica cuenta con una ventaja importante dentro del ámbito de las barreras de la movilidad cero emisiones, como es la facilidad de recarga, ya que la mayoría de motos y escúteres tienen sistemas de batería extraíble y por tanto se pueden recargar en cualquier enchufe doméstico. En entornos urbanos, uno de los principales retos es la convivencia de la escúter, en especial en lo que atañe al aparcamiento”, señala Arturo Pérez de Lucia, director gerente de Aedive.

Respecto a la motocicleta, desde Aedive explican que resulta necesario dotar de algo más de capacidad de batería a los actuales modelos para poder realizar recorridos de media distancia evitando el síndrome de ansiedad de autonomía. Y en Anesdor comentan que “aunque muchos ayuntamientos invierten en ello, como el de Barcelona, la moto eléctrica todavía tiene camino por recorrer porque los consumidores desconocen el tema de las baterías recargables y todavía no hay muchos lugares para recargar”. Explican que todo ello dependerá de las políticas de la administración, “pero falta la integración necesaria para que el consumidor sepa cuál es la ventaja de tales vehículos y el papel que juegan los ayuntamientos”, comenta José María Riaño, de Anesdor.

En cualquier caso, el precio es otro de los retos a superar frente a los modelos de combustión tradicional, y una razón por la cual, pese al crecimiento de cuota de mercado, la moto eléctrica por el momento no ha logrado calar entre los particulares. La mayoría de las ventas se dirigen a las flotas de empresas de reparto o alquiler.

Los agentes del sector destacan el enorme potencial de España como fabricante de motos y escúteres eléctricas, principalmente en regiones como Cataluña y Andalucía. Empresas como Torrot, Silence, Going Green, Volta o Bultaco destacan con sus productos como ejemplos industriales en torno a los vehículos eléctricos de dos ruedas en España.

Torrot es el ejemplo de la reinvención, pues nace en 1948 en Vitoria, siendo ahora una empresa catalana que desde 2015 es la que más motocicletas eléctricas vende de España. El pasado año fue la empresa que más vehículos eléctricos vendió en nuestro país: 1.638 motos, por encima de los 1.327 vehículos de Renault, según datos de la Asociación de Vehículos Elécricos Aedive. En 2018, entre enero y febrero, Torrot matriculó 796 motos eléctricas frente a las 674 unidades, juntando furgonetas y coches, de Renault. Junto a Gas Gas (fabricante de motocicletas catalán en quiebra) lanzaron también el negocio de motosharing Muving. Y de sus productos destaca Muvi, el escúter eléctrico líder en venta de escúteres en España, por encima de las de gasolina.

Por su parte, la desaparecida Bultaco ha vuelto a la carga, y se centra en la fabricación de vehículos eléctricos ligeros, con categorías próximas al ciclomotor. Silence, by Scutum, con sede en el área metropolitana de Barcelona, que hasta el momento lideraba el sector de la moto eléctrica en el mercado de las floras empresariales, se encuentran ahora en proceso de entrar en el mercado del particular con un nuevo modelo de moto. “Después del verano saldrá a la venta el S01, una moto equivalente a 125cc y con una autonomía superior a los 100 km. Se trata de un diseño totalmente exclusivo de Silence, quien ha desarrollado una batería extraíble en forma de trolley que permite al usuario poder llevarse la batería allí donde quiera, sin tener la necesidad de un punto de carga específico o especial”, explican desde la empresa.

MOTOSHARING, EL PRESENTE Y FUTURO

Desde Aedive explican que la tendencia del sector de las dos ruedas se decanta por soluciones de movilidad cero emisiones, enfocadas en el motosharing en las principales ciudades. Actualmente existen servicios de motosharing en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Sevilla, Cádiz, Málaga, Granada, Murcia, Alicante, Vitoria o Córdoba y cada vez es mayor la demanda, con la incorporación de nuevos negocios como COUP, el servicio de motosharing de Bosch, que además está fabricando flotas de motos eléctricas para el consumidor final, que se acaba de presentar en la capital con 850 escúteres, o MOVO, que lo hará en breve.

Según el Race, el motosharing consiste en el alquiler de motos eléctricas por periodos cortos de tiempo. Este servicio funciona como free-floating, es decir, dentro del área de cobertura de cada compañía podemos coger y dejar la moto en cualquier punto de la ciudad para que cualquiera de los otros usuarios la pueda utilizar nuevamente.

Una opción que, como vemos, crece, y que desde Silence, que ha llegado a un acuerdo con la americana Scoot para abrir mercado en Europa desde Barcelona con 500 motos de motosharing, afirman que “se trata de un modelo al alza que permite al usuario utilizar el transporte privado y pagar por él sólo por el uso. Esto ha hecho que el público pueda conocer más fácilmente el eléctrico, al que mucha población es reticente hasta que lo prueba”.

También están viendo como su negocio se expande en eCooltra, la empresa líder en motosharing, que funciona desde el terminal móvil a través de una aplicación gratuita. El servicio de motos eléctricas tiene dos cascos incorporados para su uso y tarifa por minutos. Nació hace sólo dos años en Barcelona y en 2017 llegaron ya a Madrid, Lisboa y Roma. Este año han abierto en Milán. Actualmente cuentan con una flota de más de 3.000 vehículos eléctricos. Tienen claro que todavía es algo nuevo, que el motosharing se encuentra en fase de introducción en el mercado. “Por esto tenemos una labor muy importante, la relacionada con la educación y la concienciación del usuario. Queremos hacerle llegar el mensaje de que moverse en motos eléctricas no es solo algo novedoso, sino algo conveniente. Reducimos emisiones, liberamos espacio de las calles, compartimos con terceros y accedemos y pagamos el servicio, sólo cuando lo necesitamos”, nos comentan fuentes de la empresa.