Cataluña Económica

Edit

CARLOS SOTELO: “Con Silence, queremos cambiar la movilidad de nuestras ciudades”

Ingeniero de profesión, Carlos Sotelo i Rosell, CEO y fundador de Silence, conoce la indus- tria de la moto y del automóvil desde todas sus vertientes (en sus inicios fue piloto profesional de motociclismo, ganando diferentes Campeonatos de España). Fundó Silence en 2012 con siete operarios en un pequeño taller de Esplugues de Llobregat, y ahora, con fábrica de motocicletas y baterías en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), está al frente de 160 personas. Sin duda, la empresa ha revolucionado el sector de los vehículos eléctricos, y tiene una red de distribución que supera ya el centenar de puntos de venta en toda Europa. Para su CEO, Silence es un proyecto industrial español de movilidad urbana cero emisiones. No sólo fabrican los vehículos eléctricos de dos ruedas, diseñan y fabrican un ecosistema que alrededor de sus baterías pretende popularizar la movilidad cero emisiones en todas las ciudades, tal como nos explica en esta entrevista.

¿Por qué apostaron por crear una startup de motos eléctricas?

Soy un hombre-moto. En mi juventud fui piloto de Enduro y corrí el Dakar en moto en ocho ocasiones, el rally más duro del mundo. Quizás, el desierto, su silencio, resistencia y dureza extremas, tienen muchos paralelismos con Silence. A partir de 2008, mi trayectoria profesional me ha llevado a los vehículos eléctricos ligeros. Creo que conozco el mundo del motor y de la movilidad desde todos los ángulos. Soy Ingeniero Técnico Industrial, pero antes de finalizar mi carrera deportiva comencé en la distribución de motocicletas, pues tuve un concesionario de motos en Barcelona. Después creé mi propia marca de motos de combustión CSR en 2003 (Carlos Sotelo Rosell). En medio de todas estas cosas también diseñé y fabriqué un UTV, entonces de gasolina. Trabajé, trasladando la fabricación de este UTV a China, durante un año y pude conocer los sistemas de fabricación en Asia. Todo eso han sido, supongo que muchas veces sin saber, las condiciones ideales para fundar Silence. Nada ocurre por casualidad.

¿Cómo ha evolucionado la empresa ahora desde su idea inicial?

La verdad es que el momento actual me parece increíble. Este 2022 Silence cumplirá diez años. Empezamos en 2012 en una modesta instalación “garaje” con cuatro personas. Hoy este espacio lo ocupa nuestro departamento de I+D con un equipo de 25 ingenieros. Además, tenemos la línea de producción de motos y la fábrica de baterías en Sant Boi de Llobregat. Finalmente, en octubre de 2021, hace apenas cuatro meses, inauguramos nuestra sede central, que se encuentra en pleno Eixample Barcelonés, con más de 4.000 m2 donde explicamos el “Silence experience”, y además tenemos nuestro headquarters. El camino recorrido me parece importante, en 2021 se ha incorporado Acciona como socio de referencia. Tenemos un proyecto formidable, y el mejor socio para llevarlo a cabo.

¿Cómo ve Catalunya en cuanto a sostenibilidad y movilidad urbana?

Catalunya no es diferente del resto de España, nos hace falta el impulso de las administraciones para ir más rápido. En caso contrario pueden adelantarnos otros competidores, por ejemplo, asiáticos. La movilidad de los ciudadanos está cambiando, por eso necesitamos medidas y ayudas que faciliten el cambio. Tenemos y podemos liderar la movilidad eléctrica, también industrialmente. Para ir más rápido, necesitamos ayudas para la adquisición de vehículos. En la actualidad tenemos el Plan Moves III, que pese a significar hasta 1.300 euros de subvención en la compra de una moto, en ocasiones la burocracia administrativa en las diferentes comunidades dificulta su aplicación. También necesitamos que el Moves III ayude más a los vehículos ligeros de 4 ruedas, que en la actualidad significa solo 2.000 euros, cuando un coche eléctrico obtiene hasta 7.000 euros, siendo un vehículo que tiene mucha más huella. No tiene sentido.

El precio y las infraestructuras de recarga son dos de los grandes retos del sector de la movilidad eléctrica

Por otro lado, a nivel municipal, necesitamos más facilidades para el vehículo eléctrico, pero sobre todo que se entienda mejor el tema del sharing, del vehículo compartido. Las nuevas generaciones, en una proporción mayoritaria, ya no quieren comprar un vehículo, pero están dispuestos a pagar por usarlo. Los ayuntamientos tienen que regular con sentido común las compañías de sharing. Es necesario que limiten el número de operadores para que estos servicios sean rentables y se puedan ofrecer mejores servicios. Tienen que reflexionar y darse cuenta de que los vehículos de sharing, motos y coches eléctricos son vehículos sin emisiones, y que además los usan muchas personas, es decir que en el futuro retirarán vehículos de las calles. Calles cada día más congestionadas. ¿A cuántos vehículos de propiedad sustituye uno de sharing?

¿No cree que muchas ciudades están saturadas de vehículos (patinetes, bicicletas, vehículos privados…) y esto no mejora el medio ambiente?

Por definición no estoy en contra de los vehículos de movilidad personal, pero creo que es urgente regularlos. Una moto eléctrica o un vehículo ligero de cuatro ruedas están sujetos a las normas de tráfico y tienen todas las garantías para circular. Yo también soy usuario de bicicleta, pero no acepto que los patinetes, bicis y otro tipo de aparatos invadan el espació de los peatones, se salten las señales de tráfico o circulen por las aceras. Es un peligro, primero para los propios usuarios, y después para el resto de los ciudadanos. Las autoridades locales tienen que regular estos nuevos modos de transporte, y deben po- ner orden cuanto antes.

¿Cuáles son las últimas innovaciones de la empresa y los nuevos modelos de motos eléctricas?

Este año viene cargado de novedades para Silence. Acabamos de lanzar la versión premium de nuestra S01, la moto más vendida en Europa. La S01 Plus, que así llamamos al nuevo modelo, equipa los mejores componentes del mercado: suspensión regulable, frenos con discos lobulados, asiento Shad, mayores prestaciones, de- coración. En definitiva, todo lo necesario para convertirla en el modelo más premium de su categoría. La gran novedad que presentamos en 2021 es el S04, un vehículo ligero de cuatro ruedas. Equipa la misma batería extraíble (2 en este caso), y es un nuevo concepto que hemos bautizado como “nanocar”. Tiene la agilidad y facilidad de aparcar de una moto, con el confort de un coche (seguridad, aire acondicionado, calefacción, etc.). Con capacidad para dos personas tiene una huella mínima, pudiendo aparcar dos de ellos en una plaza de coche. Además, nuestra gran novedad es el Battery Station, un sistema de intercambio de baterías instantáneo. La idea es no tener que esperar a cargar la batería, sino acudir a uno de nuestros intercambiadores y sustituir el componente por otro. Sería como una bombona de butano del siglo XXI, sin emisiones, pero igual de práctica. La ventaja de nuestro sistema no está solo en la inmediatez, sino que puedes comprar la moto, o nuestro coche sin batería. Esto quiere decir que nuestros vehículos eléctricos bajarán su coste de adquisición casi en un 40%. En otras palabras, nuestra moto S01 será más barata que una de combustión, a cambio solo tendrás que pagar una cuota mínima de 15 euros al mes, mucho menos de lo que te gastarías en gasolina. Esa es la auténtica revolución de Silence: convertir nuestra batería en un estándar del mercado intercambiable. El primer Battery Station ya está instalado en nuestra sede de Barcelona, en las próximas semanas entrará en funcionamiento. Tenemos previsto iniciar un piloto en Madrid y Barcelona en 2022 para después extenderlo en todo el territorio que opera Silence. De momento, las motos ya se pueden comprar en Barcelona sin batería, aunque todavía tienes que recargarlas en casa, pero ya tienes una importante rebaja en el precio de compra.

¿Qué retos tiene por delante este sector?

Este mercado está todavía en sus inicios, nuestros clientes son todavía early adopters, no es suficiente, para bajar las emisiones tenemos que llegar al gran público. Para ello es importantísimo bajar el coste de adquisición de los vehículos, y facilitar el tema de la recarga. De ahí nuestro proyecto Battery Station. El precio y las infraestructuras de recarga/intercambio son los dos grandes retos del sector.

¿En cuántas ciudades está presente Silence?

En la actualidad nuestro mercado es Europa. Tenemos más de 180 puntos de venta y esperamos llegar a 500 puntos en 2023; ese es nuestro objetivo. Tenemos que pensar que el mundo de la distribución de la industria del automóvil va a cambiar profundamente. Cada vez más crecerá la venta online, pero seguirá existiendo la necesidad de espacios físicos para la prestación de servicios: mantenimiento, recarga de baterías, etc. Apostamos por un modelo mixto, donde nuestros socios en la distribución cada vez más serán proveedores de servicios de movilidad, y Silence les va a facilitar esta transición. Podrán ofrecer en sus ciudades servicios de recarga, sharing o servicios para flotas. Todo ello con la actual tecnología de Silence.

¿Cómo les ha afectado la pandemia respecto a cifras? ¿Han tenido que cambiar planes y desarrollar nuevos?

Estamos viviendo un momento histórico en todos los sentidos. Complejo y muchas veces difícil de predecir. Pese a la pandemia nuestras ventas crecieron en 2021, y en 2022 vamos a igualar los datos del mejor año. La Covid ha hecho que mucha gente tomara conciencia de lo importante que es cuidar el medio ambiente. De una manera abrupta, pero muchos se han dado cuenta, gracias a la pandemia, que debemos tener hábitos más sostenibles, en temas medioambientales, especialmente en la movilidad. Solo hay que comparar el incremento de las ventas de vehículos eléctricos durante la crisis sanitaria frente a los de gasolina. El cambio de mentalidad es ahora imparable, no tiene marcha atrás.

¿Qué objetivos se marcan este año 2022?

Consolidar un año más nuestro liderazgo en España y Europa en las dos ruedas, y lanzar el S04, nuestro primer vehículo de cuatro ruedas. Por si ambos retos no fueran pequeños, queremos poner en marcha nuestro Battery Station, con el modelo de suscripción de baterías. Queremos cambiar la movilidad de nuestras ciudades, des- de un proyecto español como Silence.

Comparte este artículo